5 feb. 2010

Las primeras Zambombas.

A la edad de 10 a 12 años, se suelen experimentar una serie de cambios hormonales internos, que te hacen sentir diferente. De vez en cuando notabas que se te iban los ojillos a los bultitos que empezaban a surgir en el pecho de tus compañeras de clase y no sabías porque pero te empezaba a entrar una calor interna que no era normal.

Era una época en la que no se sabía casi nada de los “asuntos de mayores”, pero tú sentías la necesidad de aclararte y dar respuesta de una vez por todas las clásicas preguntas: ¿Cómo será?¿Qué pasará? ¿Cuándo pasará? Y lo más importante… ¿Por dónde?.


Lo curioso del caso es que en nuestra época, estaba en auge un canal de televisión en el que salían unas chicas vestidas con ropas minúsculas bailando una canción muy pegadiza que decía: “Mamachicho me toca, me toca cada vez más…”. Tu decías, que suerte tiene el Chicho este no? y en ese momento de soledad, tumbado en el sofá, recordabas algo que te había comentado el típico compañero listillo de clase… mmm como me dijo que se llamaba eso?... Nidos? Pajas?... si, si!, Pajas!


Lo bueno de todo esto era que si te pillaba sin desarrollar totalmente, no “manchabas” con lo que hacerlo era muy cómodo, nada de papel o limpieza en las cortinas.

¡Lo malo era que enganchaba! Y cada vez más te ibas pareciendo a un monete del zoo que se pasan horas dándole al palitroque. Tú te sentías mal, pero cuando lo comentabas con tus compañeros de clase te dabas cuenta de que lo normal eran de 3 a 4 al día, con lo que empezabas a perfeccionarte con los años.


Llegaban los momentos de intercambio de Revistas, de cartas de póker, CDs con pelis en las que saliera alguna tetilla, diskettes con fotos eróticas viejunas de los 80, juegos manga etc… todo gestionado muy eficientemente por el típico niño de la clase que se las robaba a su hermano mayor de debajo de la cama y tenía el detalle de compartirlo con los demás a cambio de algún favor con los deberes o sobornos como Bollicaos o similares. Lo jodido era que te tocara ser de los últimos en disfrutar del material. No se garantizaba que te llegara en perfecto estado y por lo general faltaban hojas y las que quedaban estaban un poco llenas de “Amor”.

Recuerdo niños que se hicieron de oro cuando la Pamela Anderson hizo la peli aquella con su novio yonker. Madre mía! Menuda mafia se montó entorno a las copias de CDs todo ese asunto.!

También despuntaron en su momento las fotocopias porno de Bola de Drac, con las que las copisterías hicieron su Agosto, habían algunas tenían hasta un álbum escondido que te enseñaban en plan clandestino.

Actualmente hay tanta oferta y es tan fácil encontrar material por internet que ha perdido un poco la gracia, ¡aunque siempre salen cosas que sorprenden y te puedes echar unas risas! Gracias Torbe!

Un misterio aún sin resolver… ¿Por qué las chicas siempre se escandalizaban cuando les preguntabas por el asunto y te juraban que NUNCA se tocaban?



En fin amigos! Como diría aquel genio…
¿Nos hacemos … unas pajillas!?


J.M.C (El monete de la izquierda)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir