2 feb. 2010

Los chinitos de la suerte.

Qué cosa más curiosa, verdad. Era uno de esos objetos que aparecía de repente como una gran moda y luego desaparecía sin avisar.

Antiguamente los podías comprar en quioscos, tiendas de chuches, en la papelería, ultramarinos (Que palabra más bonita y más completa, verdad? ….Ultramarino.)

…………… Voy al ultramarino….. ohhhh!!

……. Vengo del ultramarino para traerte una lejía.


Hoy en día, donde se podría vender esto?
… en una tienda de los chinos, no hay más opciones!!


Entras al Basar King You Chain IX, de repente sientes que alguien te sigue y descubres un chinorris en tu espalda que te mira con ojos de desconfianza. Haces que miras cosas en la estantería y avanzas rápido por el pasillo de las figuritas extrañas y horteras.

Al girar el pasillo te encuentras una c
hinita que te pregunta:

  • Chinita: Tú que quelel?
  • Tú: CHINITOL DE LA SUELTE! (gritas asustado)
  • Chinita: Telcel pasillo al fondo.

Sería todo muy raro, muyyyy raro.


Como molaba ir con tu buen manojo (de chinitos claro) colgando de tu llavero, tu cremallera (o crimallera), de tu mochila, de tu carpeta, de tus pulseras, de tus collares, … Estos pequeños seres, que tuvieron que luchar contra nuevas modas como:



Mini – Machete o Mini pistolica


Chupetes, que se decían que daban cáncer.



Mini -Trolls con los peletes parriba.


Los láser (quizás estos son posteriores verdad?)


Yo creo que todo esto fue una prueba

Los chinitos de la suerte se multiplicaban día a día, invadían nuestras vidas, estaban en todos los sitios…


Los chinitos de la suerte se reproducían casi tan rápido como sus análogos humanos. Fueron pruebas del gobierno chino sobre lo que llegaría más tarde.


Dicen que lo importante era su significado, que cada color "servía" para una cosa, pero total, si los llevabas todos en un manojo de chinos, pos serviría pa to!



Chinitos rojos, los Chinitos del AMOR!
La SABIDURÍA está en los Chinitos azules!

Chinitos verdes.. por tu SALUD!
...

1 comentario:

  1. Intento echar la vista atrás y no veo una pared ¡no! Una obnubilada recesión hacia mi infancia permite que con cuentagotas lleguen a mi mente recuerdos como el de los chinitos de la suerte.
    ¿Recordáis aquellas figuritas de esqueleto? Solían hospedarse en el espejo retrovisor de los quillo-móviles...se movían al compás del acelerador y solían escuchar, al igual que sus dueños, la música de los chichos...
    También me viene a la mente aquellos llaveros peludos que correspondían a la anatomía distal de diversos bichos...me refiero a rabos de conejo, ardillas, cualquier mamífero con pelo...Aún sigo en proceso de descubrir cómo puedo ilustraros desde este mismo espacio con fotillos que sirvan de ejemplo...mi analfabetismo digital se destapa ante tal confesión! mil disculpas...
    Unidos a estos dos ejemplos de objetos ochenteros se describe de manera subliminal un look característico de la época: chaqueta de cuero con puños y cintura de goma dándole al portador un aspecto semblante al de Mauricio (Propietario del BAR Reinols en la série Aida)
    Jaja, seguiré rebuscando en los resquicios de mi mente más estelas de mi niñez

    ResponderEliminar

Compartir